La cosecha del café (I)

La cosecha del café (I)

A todos nos gusta disfrutar de una buena taza de café. Pero, como con cualquier otra cosa, cuando podemos abrir el armario, encender la cafetera y prepararnos un buen café con facilidad, se nos olvida pensar más allá. ¿De dónde viene ese café? ¿Quién lo ha recolectado? ¿Cómo ha llegado hasta la tienda donde lo compro? Hacernos este tipo de preguntas nos ayuda a valorar lo que tenemos día a día. Por eso, queremos hablarte sobre la cosecha del café, de manera que podamos sentirla más cercana a ti y la valoremos como merece.

De manera habitual, el café se cosecha una vez al año y siempre cuando las cerezas estén maduras, es decir, cuando presentan un color rojo intenso. Esto es esencial, ya que las cerezas de café no maduran si están fuera del cafeto, como sí ocurre con otras verduras o frutas.

Uno de los aspectos más importantes a la hora de saber cuándo se recolecta el café es el clima del lugar donde se ubica la plantación. En las zonas de lluvias constantes, la recolecta tiene lugar en una época concreta; mientras que en zonas con lluvias menos frecuentes, la recolección se alarga durante más tiempo. Por norma general, en las zonas del norte del Ecuador, la cosecha se lleva a cabo entre septiembre y marzo; mientras que al sur del Ecuador, entre abril y mayo.

¡La semana que viene te hablaremos de los dos tipos de recolección principales que existen!