Guía sobre el proceso de obtención de café soluble

Guía sobre el proceso de obtención de café soluble

En el mundo del café, encontramos gustos muy distintos. Hay quienes adoran el café amargo mientras otros necesitan endulzarlo. Hay amantes del café solo y jamás lo cambiarían por otro, mientras que hay amantes de la leche. Hay quienes odian la crema de leche y quienes no imaginan un café por la mañana sin ella. Como ves: hay gustos para todos los gustos (valga la redundancia). Sin embargo, todos tenemos algo en común: somos verdaderos amantes del café.

Dentro de todos esos gustos distintos dentro del mundo del café, encontramos a personas que, bien por comodidad, bien por sabor, prefieren el café soluble ante cualquier otro. Y aunque este pueda no ser tu caso, te invitamos a leer este post. ¡Queremos hablarte sobre la obtención del café un soluble!

A continuación, te contamos cómo se obtiene este tipo de café, por qué procesos debe pasar y cómo llega hasta los supermercados o tiendas especializadas donde podemos adquirirlo. ¿Quieres conocer todos los detalles sobre el proceso de fabricación del café? ¡Empezamos!

*Ya te avanzamos algo en nuestro post, sobre cómo se obtiene el café soluble. Sin embargo, también te contamos que te hablaríamos de esto en mayor profundidad. ¡Y ha llegado el momento! 🙂

¿Qué es el café soluble?

El café soluble, también conocido como café instantáneo, es un tipo de café ya molido que, al mezclarlo con agua caliente -o leche caliente- se disuelve. Es una alternativa a preparar tu propia taza de café en cafetera, por lo que podríamos decir que es un proceso mucho más rápido. Sin embargo, también cabe destacar que, aunque existen cafés solubles con bastante sabor, siempre suele tener menos matices, aromas y sabores que el café convencional y, sobre todo, que el café en grano.

Pasos previos antes del secado

Un paso fundamental en la consecución de café soluble es el proceso de secado. Sin embargo, antes del mismo, los pasos suelen ser comunes a cualquier proceso de fabricación. ¡Te los mostramos!

  • Tueste del café a unas temperaturas de más de 190 grados.
  • Molido del café.
  • Extracción de los sólidos solubles al agua caliente.
  • Centrifugación del líquido obtenido.
  • Eliminación del agua.
  • El secado del producto que obtenemos es el que sigue o bien el proceso de aspersión o el de liofilización.

Tal y como podemos leer en un artículo del Huffington Post, «lo que lo convierte en instantáneo es el momento en que el agua se elimina del producto infusionado, dando lugar a cristales de café deshidratados. Para volver a hacer café basta con añadir agua caliente».

Distintos procesos de secado

Como te hemos adelantado, el secado es uno de los pasos clave para conseguir café instantáneo. En concreto, existen dos tipos de secado básicos. ¿Quieres conocerlos?

  • La liofilización consiste en congelar el líquido de café en una faja transportadora a una temperatura de – 45 grados. Esto nos permite obtener una especie de masa de unos 6 milímetros de grosor. Esta se congela para, después, cortarse en pequeñas partículas, de las que se eliminarán los cristales de hielo.
  • La aspersión es otro de los procesos de secado del café soluble. Este consiste en pulverizar un concentrado líquido de café como si fuese una especie de spray en aire muy caliente y seco. De hecho, se calcula que se realiza a más de 200 grados. Después, cuando el café va cayendo a la superficie, se habrá conseguido que el agua se evapore y, por tanto, obtendremos esos pequeños cristales de café de los que hablamos.

¿Recuerdas nuestro post sobre si el café soluble es peor para tu salud? ¡Ve a leerlo y descúbrelo!