Historia de la tostadora de café

Historia de la tostadora de café

¿Ya conoces qué es una tostadora de café? Esta máquina es la que nos permite tostar el café que, realmente, es lo que lo convierte en «comestible» para nosotros. Así, consiste en una máquina que, al recibir los granos verdes de café, comienza a someterlos a alta temperatura. De esta manera, se obtiene el café en grano que nosotros molemos después para beberlo.

Pero… ¿De dónde proviene la tostadora de café? ¡Hablemos de historia!

El origen de la tostadora de café más antiguo lo encontramos en el siglo XV y XVI, cuando personas particulares comenzaron a utilizar sartenes con agujeros que permitían calentar el café sobre el fuego. Sin embargo, no sería hasta los siglos XVIII y XIX, cuando surgió la tostadora de café tal y como la conocemos. ¡E incluso debimos esperar al siglo XX para que los avances tecnológicos llegasen a este sector!

Por supuesto, la industrialización fue clave para poder conseguir máquinas más grandes que permitiesen tostar el café en grandes cantidades, más destinadas a la compra-venta que al consumo particular. Fue Richard Evans quien patentó la primera tostadora de café a gran escala en el Reino Unido en 1824. 

En Serratella, somos conscientes de la importancia que tueste en el café. Por eso, queremos recordarte que, aunque nosotros no realizamos esta labor, son muchos los tostadores de café que confían en nuestra empresa.